23/6/18

Gonjiam

Título Original: 곤지암
Aka: Gonjiam: Haunted Asylum
Corea del Sur, 2018, Jeong Beom-sik 























Ya basta de tanta mierda

Luego de que saliera en las noticias que un par de adolescentes retrasados desaparecieran misteriosamente en el antiguo psiquiátrico de Gonjiam ubicado al Sudeste de Seúl, un canal de Youtube dedicado a explorar sitios encantados decide ir allí e investigar qué tanto de verdad hay en uno de los mayores lugares embrujados del mundo.

Muy mal comienza el panorama de mi verano con esta película. Se trata de una found footage donde el streamer en vivo del canal Horror Times contrata a 6 personas aleatorias para meterlas a grabar dentro de un hospital encantado. Sin más ni menos que contar de esta tragedia bochornosa para el cine de terror tenemos lo que sería un producto más parecido al cine americano que el tradicional oriental. Por una parte, se iba agradeciendo un cambio de aires, no solo por el público sino por lo poco rentable que se ha llegado a convertir usar las fantasmas de pelo largo en las películas. Mostrando altos grados de cansancio, las industrias modernas e igualmente productoras en busca de un soplo de aire fresco en sus ideas, se orientaron al gigante americano, en busca de posibles productos para el consumo en masa y así, reventar taquilla.

Lo único sorprendente que posee el film es su propio director, Jeong Beom-sik (정범식). ¿Que quién es este tío? Pues nada menos que uno de los padres fundadores de la trilogía “Horror Stories” y que repitió para su secuela, no sin antes habiéndose dado a conocer con “Epitah” en la era dorada del SadaNami. Pues a día de hoy no me he visto nada del colega pero tiene pinta que o bien no sabe hacer más que basura o también pilló la crisis “post-éxito”. Tras su primera incursión en el K-Horror. 


Teniendo en cuenta que he dejado bien claro que la película no vale ni para papel del wáter espero que no les importe que bueno… ¿spoilers? Total, si son todas iguales… Para empezar, ¿no había pasado de moda lo de grabar con cámara en mano? Pero no sólo eso, sino que además no llevan un par de cámaras sino un set up gigantesco con visores de todo tipo y de todas las marcas. Pareciera que fueron de compras al MediaMark coreano y fueran metiendo en el carrito todo lo que sirviera para grabar, con un dron incluí do claro. Llega un punto en el que es absurdo la cantidad de cámaras que usan para que al final se estropeen todas cuando aparecen los fantasmas, o se entrecorte la imagen. Digamos que la cinta recicla lo reciclado ya 100 veces y deja de causar impacto o llamar la atención. Me niego a relacionarla con El Proyecto de la Bruja de Blair porque no tiene nada que ver, a lo mejor podría hablar con las pelis del mismo estilo, como “Paranormal Activity” o “Encuentros Paranormales” (y esas están mejor hechas, al menos).

Pero pasemos ya a destrozar como dios manda este pedazo de garko mal cagado:

1-No existe una explicación previa de los protagonistas, en ningún momento se nos dice de dónde han salido. Igualmente, sus funciones no quedan muy bien definidas durante el rodaje, puesto que uno se llega a preguntar por qué hay personajes que lo único que hacen es quejarse y chillar. ¿El cámara? ¿Audio? ¿Presentador/es? ¿Ayudante? ¿Algo? Más bien parece una panda de…espera… ¿niñatos queriendo jugar a crear una peli? Ufff, casi vomito. No, si es que además hay que agradecer que muestran bien la realidad de muchos youtubers. 

esto es absurdo

2-No pasa nada destacable durante toda la acción, nada de nada. Y no digo nada al estilo La Bruja de Blair, tan bajo no. Tenemos la misma mierda de sucesos clichés en todas las pelis de fantasmas y apariciones. Estuve dudando si no estaba viendo Insidius, porque el parecido es acojonante. Todas las tomas de “miedo” son copiadas de tantas otras de la misma índole. Y claro, todas ellas acompañadas de la misma musiquita o silencio brusco, vamos, todo más predecible que el final de una porno.

3-El final es alucinante, da la sensación de que no sabían como terminar el show y apostaron por “todos muertos y a la verga”. Ni siquiera un “qué pasó tiempo más tarde” ridículo que al menos explique un poco, algo, le falta el punto y final. 


¿Y qué tiene de bueno la peli aparte de descubrir un nuevo lugar abandonado y toda su historia (gran parte de lo que muestra el youtuber sobre el sitio es ficticio)? Pues el HD y la morena, que tiene unas tetas de puta madre porque lo demás no sirve ni para entretener a una gallina.

Otra cinta de sustos en la cara, malísima en todos los sentidos. Si te tienes un poco de dignidad no desperdicies tu tiempo viendo esto, hasta hacerse una paja te saldrá más rentable.

3/10

16/6/18

Sakuya: Slayer of Demons

Título Originalさくや妖怪伝 (Sakuya: yôkaiden)
Aka: Sakuya Slayer of Demons
Japón, 2000, Tomoo Haraguchi






















Fantasía para toda la familia


Hace mucho mucho tiempo, en la antigua Japón feudal, un día el Monte Fuji entró en erupción. Esta tragedia despertó a demonios y monstruos antiguos que buscaban reinar y expandirse por el país. Sólo una persona podría hacerles frente, aquella que portara la Vortex. Una espada mágica única en el mundo capaz de matar todo aquello que se le cruzara por su camino. Habiendo caído el héroe en combate, su hija, una joven guerrera, empuñaría la espada que libraría al mundo del mal.

Resulta curioso como la gran mayoría que vio la peli dio con ella. Ponte que vas un día a tu chino de confianza y tras deambular por sus largos pasillos ves una minúscula sección de cintas en DVD. La curiosidad te puede más y terminas echando un vistazo, “a ver qué hay”. Entre horrores visuales de clásicos infantiles como nos ha demostrado en contadas ocasiones Loulogio y varias pelis de artes marciales con Jackie Chan descubres ésta. “Sakuya: Slayer of Demons”. ¿Pero qué coño? Es algo diferente al montón que has dejado de lado y en fin, 1€ tampoco es mucho, ¿verdad? Pues con esas ideas más de uno ha dado con esta pequeña joya semioculta.

En términos generales la cinta no pasa de una historia fantástica sobre una joven atractiva que combate el mal con una katana. De hecho, existen una gran variedad de películas que, orientadas a un público juvenil, mezclan fantasía, comedia, suspense y hasta terror. Este gazpacho la gran mayoría de las veces suele salir bien, pero ¿podría hacerse…mejor? Quizás su director, Tomoo Haraguchi, pensó en eso y así se hizo con un equipo de primera. Entre los actores tenemos a la bellísima Nozomi Ando, muy querida dentro del cine de serie B japo de terror y cuya aparición en Tomie 5 la marcó como una actriz fetiche para el cine de horror. Por otra parte, y más técnicamente hablando, se nota a primera vista una compenetración homogénea entre el equipo de los efectos especiales, música, vestuario y decoración, y edición.

Pongamos cualquier escena de acción, el modus operandi sería el siguiente: los actores entran en escena, dándole el protagonismo a Sakuya. El resto son meros testigos de las cámaras, cámaras que enfocan principalmente a nuestra protagonista, destacando todo, sus acrobacias, juegos de espada y primeros planos de la cara. Se quiere dar la sensación de que la chiquilla que empuña la katana no es una niñata, sino una guerrera adulta en cuerpo de niña. Hay que transmitirle eso mismo al espectador, recurriendo entonces a unos planos directos y cortantes, bañados de seriedad y atrevimiento, pero también cautela.

Además, y para no cansar al espectador con la acción, tenemos que hacerle ver que la atmósfera es caótica, los objetos caen, se derrumban techos, hay suciedad, golpes por todas partes, etc. En una palabra, sensación de movimiento, rapidez. Para tampoco excedernos en esto, compaginar a nuestros secundarios haciendo “cosas”. Para terminar y endulzar el postre, una música de acción trepidante que respete los tempos de cada sección dentro de lo ya comentado.

Como se ve todo se entremezcla meticulosamente entre si para dar lo mejor de cada escena durante todo el metraje, ojo, todo el metraje. Eso me gustaría remarcarlo, pues su ritmo no decae en ningún momento. Tal es así que al comienzo me pregunté si por error no estaba viendo la segunda parte de algo, pues el ritmo al que transcurrían los hechos era acelerado. Dato también muy importante y que le beneficia mucho, es una breve, pero contundente introducción tanto para no quedarnos cortos como no aburrir en demasía.

Sobre la obra en sí poco tiene que ofrecernos, tiene ese aire de peli de aventuras para críos que quieren ver a una chica guapa en acción luchando contra monstruos de pesadilla y un boss final casi invencible. Además de tener recargada la típica moraleja sobre la honradez y el amor entre los seres queridos tan característica en films de este calibre.

A destacar el trabajo por incluir varios monstruos clásicos en el cine de terror japonés de antaño (época de Nakagawa) como la Mujer Gato o los Jinetes Oscuros, y la escena de los yokais bailarines, apología a la trilogía “Yôkai hyaku monogatari” de Kimiyoshi Yasuda. Sin duda una obra que, aunque dista en contenido a ser un peliculón, lo remedia con un apartado técnico intachable. Unos FX de la vieja escuela nostálgicos, 7/10

25/3/18

The Silenced

Título Original: 경성학교: 사라진 소녀들 (gyeong-seong-hak-gyo: sa-la-jin so-nyeo-deul)
Aka: Gyeongseong School: The Lost Girls
Aka: Girls
Aka: The Silenced
Aka: Las Desaparecidas
Corea del Sur, 2015, Lee Hae-yeong






















Tan misteriosa y desconocida como ella misma

1938, Gyeongseong, Corea del Sur lleva unos años ocupada por el Imperio colonialista japonés. Una jovencita es llevada a un internado donde pronto descubrirá un inquietante secreto de tal magnitud, que discutirá la lógica de su propia estancia. ¿Qué esconde el colegio?

El director al cargo es un tipo con cara de buena gente llamado Lee Hae-yeong (이해영), cuya trayectoria refleja una evolución del cine romántico cómico (No Manners, Au Revoir, Like a Virgin) al actual cine de suspense (26 Years, Drug War).

The Silenced no es un film de terror, de hecho sus incursiones en la cinta resultan forzadas y poco creativas. Creo que no terminó de fraguar bien la idea, donde un guión tan curioso como el presente se merecía cotas más elevadas, o tal vez fantásticas, en vez de recurrir a una maldición. Puede sonar extraño pero así es, nos encontramos ante una producción donde la idea principal se enfoca bajo una premisa clara, esto es, cómo una adolescente llega a un colegio clasista con una disciplina militar e intenta socializar, para después descubrir el secreto que todos cuchichean y relacionan con ella. 


En grandes palabras podría decirse que los giros que da la película así como el transcurso de los acontecimientos es notable, mantiene al espectador pendiente de qué va a pasar a continuación. Además le brinda varias dosis de suspense e intranquilidad, manteniendo ese hilo de thriller que tanto busca. Posteriormente la cinta nos abre paso a una trama que va desenredando otro tema paralelo a las desapariciones de las compañeras de la protagonista. Esto es algo que tanto el espectador como los personajes desean que suceda, por ello la obra cuando nos brinda la posibilidad de saber qué está realmente sucediendo, triunfa. Resulta agradable pero también olvidable.

Sí, yo también me lo sigo preguntando el cómo una película con buenas intenciones que aprovecha todo cuanto puede se puede convertir en material de ver y olvidar. Bajo mi punto de vista he de admitir que aunque la intervención del papel del ejército (recordemos la época en la que nos movemos) es un atractivo bastante potente, al igual que los antagonistas, éstos no son reforzados por una acción rodante que les acompañe en todo momento. Están ahí, hacen sus cosas pero al espectador no le manifiesta nada del otro mundo. Es cierto que tratan mal a los personajes (es su deber) pero nada más.

Suponiéndolo me aventuro a decir que el soporte de la maldición ligado estrechamente a las desapariciones de las chicas es lo único a lo que se aguanta, resultando un factor de poco interés para el espectador. Me da lástima, pues se le presentan muchos recursos mediante los cuales hubiera conseguido convertirse en una obra para la posteridad. Comprendo también que no es tarea fácil, por lo que en vez de intentar realizar una obra que aúne el terror de pelos largos con la puesta en escena de la historia tras ese punto resulta complicado de hacer. Por ello existen obras que abogan por uno o por otro camino, pero sin mezclarse (en tal caso sería una epopeya que saliera bien, lo cual sería digno de visualizar). A Tale of Two Sisters resulta un ejemplo perfecto para la comparativa, también de origen coreano, que mezcla el terror psicológico con la paranoia pero que peca en duración y de difícil comprensión para el público medio. 


En cuanto al apartado técnico, esta obra tiene mucho de lo que sentirse orgullosa. Comenzando con una cámara espectacular que desde el inicio ya nos deja boquiabiertos, como una fotografía naturalista que se conjuga a la perfección con la cámara. Un dúo inequívocamente coordinado en pos de presentar la acción de la mejor de las maneras posibles. Con ello se le abren las puertas a las actuaciones soberbias que uno ya no comenta porque sabe más que de sobra que los coreanos se toman muy en serio sus papeles, y un cuidado apartado sonoro.

Pero lo que creo que de verdad hace grande a esta peli son los pequeños detalles, esos momentos íntimos que tiene la protagonista con sus compañeras. Se nos muestra de una forma tan natural como alegre que abstrae al espectador del género que está viendo para darle una dosis de pequeña realidad. Podría citar por ejemplo las ocasiones en que la prota está charlando con su mejor amiga o las relaciones entre la Directora y el General. 

lo dicho
Con todo y con nada, resulta un filme interesante, que no aburre pero que quizás a más de uno le deje con la miel en los labios o, por el contrario, se sienta melancólico con ciertas escenas (atañen a los sentimientos entre las chicas, realmente trabajados).

Para gustos colores, no es una de miedo, ni un thriller. Algo de ambas y nada del todo. 7/10


Death Tube

Título: Death Tube
Aka: Satsujin Douga Site
Japón, 2010, Youhei Fukuda


lo único atractivo de toda la película





















Malísimo, feísimo y baratísimo

Unos desconocidos despiertan en salas aisladas, conectadas por un circuito de cámaras y enchufadas a un monitor, de tal forma que todos se pueden ver y hablar entre sí. Sin saber por qué, un tipo vestido de oso de peluche llamado “Pong” los quiere matar, si quieren sobrevivir tendrán que pasar todas las pruebas del maníaco, hasta resolver el último puzle y escapar de la pesadilla.

Con la idea de CUBE y el éxito rotundo de SAW, una moderada ola de este tipo de pelis (escape room’s) se puso de moda, haciendo que grandes y pequeños cineastas probaran suerte en este curioso formato del cine de terror. En este caso se nos presenta un tal “Youhei Fukuda”, personaje de segunda división que ni en su casa reconocen, cuya trayectoria se resume en mediocridades baratas. Experimentos fallidos para probar suerte, dejando a su paso una estela de peste negra, solamente aptos para masoquistas o curiosos sin altas expectativas (Death Forest, Tokio Gore School, OneeChambara).

A mi parecer lo más interesante resulta el concepto de la página web, como una ventana a los asesinatos en línea que existen supuestamente en la Deep Web, donde hay gente que paga a unos secuestradores que ni conoce para que le hagan dios sabe qué atrocidades a aquel que elegiste mientras lo ves. Lo malo es que aquí se difunde para el gozo de todos (y digo disfrute porque hay usuarios que de verdad les gusta). También me recuerda a la época del nacimiento de las creepypastas en YouTube por el año 2008-2009, cuando la historia de Username 666 se hizo tan popular. Aquel mítico vídeo mantiene de alguna forma, cierta conexión con los ideales que intenta reflejar esta producción.

Si pudiera describir la película con una palabra sería lamentable. Todo es cutre, surrealista y penoso. Como sé que os fiais de mí y por ende, no vais a ver semejante insulto a la inteligencia, dejadme explicaros con un fragmento de la película el por qué no debéis verla (spoilers, según gustos). El tour de aventuras comienza con casi 10 personajes encerrados como se dijo: dispuestos en habitaciones con unos retos temporizados que al terminar el tiempo, mueren. No ya se da uno cuenta de las penosas actuaciones (de eso ya al principio, a los 30 segundos ya queda más que claro) sino de la incoherencia de los diálogos, la penosa interacción entre ellos, una edición horrenda y unos retos absolutamente insultantes. Resulta que un tipo que en su puta vida no ha hecho un cubo de rubick lo resuelve en menos de 2 minutos. Tan sorprendido me quedé que me dispuse a hacerlo yo también (de ahí al récord guiness hay un pasito). Tras un tutorial de media hora de YouTube y muchos intentos fallidos, logré terminar ese cubo que tenía por ahí en casa…eso sí, después de una hora y pico. Tócate los huevos con los japos.

Pero no sólo el protagonista, sino TODOS los personajes. ¿Qué? Y además sin mirar…no contento con ello, al puto oso le da por ponerles a bailar la comba u otras actividades de la misma estúpida índole, mostrando la ineficiente inteligencia e imaginación de los retrasados guionistas. Después de estas pruebecitas para demostrar lo tremendo subnormal que eres haciendo el ridículo, los 9 restantes (el que iba de sabelotodo se lo cargan porque sí, no hay motivos) son llevados a una gran sala donde se desarrollan el resto de pruebas. Una tras otra se suceden vejaciones al intelecto de una persona cuerda como tú o yo hasta que… chan chan chan, llegamos a cierto punto donde la risa con la que me tomaba semejante bazofia se transformó en ira. Resulta que la corporación esta de Death Tube, ha raptado a la novia del protagonista de alguna forma que te la pela. La han violado y torturado y se la muestran por video al prota donde le dan a responder a la pregunta de si, en las condiciones en las que está la seguiría queriendo y aceptando a su lado. De responder erróneamente, morirá. Bueno, aquí quiero abrir un paréntesis de reflexión y quiero que releas lo que he expuesto, ¿qué harías? Porque yo lo sigo teniendo claro mientras veía la película. Aunque le hayan dado una paliza y demás barbaridades, sigue siendo la persona de mi vida, por la que lucho día a día en que no le pase nada y que haya una relación lo más bonita posible. Así que si le sucediera lo que en esta película, respondería un NO rotundo, me aseguraría de ganar el juego y juraría venganza contra los hijos de puta que le han hecho eso a mi novia, lo tengo más claro que el agua. Pues el tremendo bastardo, tras un diálogo pseudo-reflexivo y no sé qué mierdas responde que sí y acierta. Pero es que hay que joderse. El resto de metraje alarga la acción para seguir con los que quedan vivos que la van palmando a cada minuto que pasa hasta que el prota muere porque el pobre no es más tonto porque no estudia. Así termina todo, con nada. 2 horas aguantando semejante basura para NADA.

Unas actuaciones tan malas, tan malas que deberían ser ilegales. Unos efectos especiales de cartulina, unas pruebas que son de risa y un concepto interno que falla a cada minuto que pasa. Drama muy forzado, plot-twists fallidos, una música para partirse la cabeza y un cabreo de mil demonios. Para entendernos, no pierdes el tiempo, sino que cuando estés en tu lecho de muerte te vas a maldecir por haber desaprovechado 2 horas en esta mierda cuando podrías haber hecho cualquier otra cosa más productiva.

0/10 Peligro inminente de psicosis, no la vean bajo ningún concepto, ni de coña.

No Mercy

Título Original: 용서는 없다 (Yong-seo-neun Eobs-da)
Aka: No Mercy
Corea del Sur, 2010, Kim Hyeong-jun





















La genialidad del cine surcoreano para replicar los blockbusters de acción americanos 

Después de que el patólogo forense Kang se encargue de un caso de asesinato con vistas a un temprano carpetazo por falta de pruebas, la novata y vivaz detective Min profundiza en la investigación no solo para desentramar las causas tras el crimen sino para impresionar a su héroe, un hombre modelo a seguir e inspiración para su puesto de trabajo, el profesor Kang. Más temprano que tarde su hija es secuestrada por el principal sospechoso del caso de homicidio…

Nos encontramos ante una pieza arquetípica del cine fácil del thriller, es decir, la película posee una base y argumento principales de lo más sencilla y ya vista en infinidad de cintas. Si no es el protagonista, un personaje cercano tendrá que traicionar sus ideales para salvar a un ser querido de los malos, esto le llevará a realizar increíbles hazañas que pondrán a prueba no solo su moral sino el propio bienestar y seguridad social. En el filme del cineasta Kim Hyeong-jun (김형준) se reutiliza la milagrosa fórmula, una que tal cual ya de por sí fascina y entretiene, manteniendo sin mucho esfuerzo al espectador ante la pantalla. Pero si de algo se tiene que sentir el pueblo coreano orgulloso es de su autóctona y envidiada empresa cinematográfica, poseen una sutileza barbárica a la hora de crear dramas, películas de acción y terror (esto les ha colocado a día de hoy en el podio de los triunfadores, relegando a Japón a un segundo puesto). 


Tras la romántica “Daddy-Long-Legs” el director volvió cinco años más tarde con su estrellato “No Mercy” donde recogió el premio al mejor actor “Kyung-gu Sol” (el médico forense) en los Chunsa Film Art Awards del 2010. Y es que no es de extrañar, o séase, una producción segura sobre un guión predeterminado era más que un éxito asegurado. Cada paso, cada fotograma sigue la estela de una historia donde el profesor tendrá que satisfacer los deseos de los secuestradores de su hija si no quiere que la maten, para ello tendrá que pervertir su propio trabajo e ideales, cayendo en lo más profundo de la sociedad y evitando a sus compañeros de trabajo ante las continuas e insistentes preguntas. Como una olla a presión, también se ve como no todo es lo que parece y se desvelarán los trapos sucios del protagonista que, según desde el antagonista, le otorga la redención y el perdón, una situación tan complicada y desesperante que convulsiona al más rudo. Por tanto, la prueba de fe tendrá que ponerle contra la pared, ¿de qué bando estás? ¿hasta dónde llegarías para salvar a alguien que amas? ¿Cuánto harías?

Todo ello no simplemente licuado con la esencia y magistral forma narrativa coreana, atenta expresamente a los detalles y cuadros de acción que la hacen diferente y atractiva; sino evitando clichés que sus paralelos estadounidenses aportan y crean en sus propios thrillers, donde toda la película recorre un camino recto y sin curvas que lo transforma en una obra donde los acontecimientos se van conociendo sobre la marcha (típico happy ending, romance obligatorio entre protagonistas, info dumping, etc). Gustosamente el también guionista, jugó con los elementos, creando un escenario donde los acontecimientos sugerían una incógnita no sólo para los personajes de la obra, sino también para el espectador, obligándole a seguir con el hilo (además de su alto grado de interés). Tranquilamente te mueve entre escenarios donde personajes de entrada que no aportan nada terminan introduciendo un arco vital para la historia (engañar al espectador). Nada puede ser lo que parece, otorgando un superlativo grado de crudeza al tema anteriormente propuesto, saber perdonar al mismísimo diablo. El final viene con sorpresa. 

 
Nuestro elenco viene liderado por figuras tan importantes como Sul Kyung-gu (Public Enemies, Memoir of a Murder, Haeundae); Ryoo Seung-bum como el activista (Sympaty for Mr. Vengance, Dublin Files) y la novata del grupo, Han Hye-jin (Jumong, 26 years).

No Mercy, donde el expresionismo de la venganza torna el arte en un ente aterradoramente voraz, el hombre.

8/10


20/2/18

Juego:: Resident Evil 4

Título Originalバイオハザード 4 (Baiohazādo Fō)
Aka: Resident Evil 4
País: Japón
Año: 2005
Productor: Hiroyuki Kobayashi 
Directores: Shinji Mikami
Música: Misao Senbongi, Shunsaku Uchiyama
Guión: Shinji Mikami, Haruo Murata




















¡¡¡CONTIENE SPOILERS:!!!!

-Hoy es catorce de febrero, Leon!

-¿eh? Para mí es todos los días, pequeña

*corre título:* RRRREEEESIDDEEENTTTT IIIIVVOOOOOLLL FOOOORRR

Una pequeña aclaración sobre la crítica anterior: al parecer tampoco era para tanto el susto del Gun Survival, mero shooter en primera persona sobre raíles que…hmm…un house of the dead de Resident Evil pa’ sacar dinero, ya está. En fin, sobre el 2005 llegaría la quinta entrega canónica de la franquicia más conocida dentro de los survival horror(cuya realización empezó en 1999). Juego de la infancia para muchísima gente, para mí desde luego no pero aun así, un pedazo de juego en el que un badass tiene que rescatar de los malos a una linda rubia cargada con unos misiles balísicos… este Luis… ¿había dicho que en este juego todos son unos cachondos? Si es que…

Si tienen algo en parecido Silent Hill y Resident Evil es que su cuarta entrega de la saga es distinta a sus antecesoras, presentan una idea innovadora de lo ya hecho y, sobretodo, después de ello la franquicia no remontó… Bueno, ejem, Capcom igual no, hizo los deberes y muy bien podríamos decir con su Remake en HD del RE1 el hype que se trae con el del 2, habrá que esperar un poco más…no como Konami y sus pachinkos…en fin…

Lo más interesante es que en palabras literales de la aquí mi contraportada del juego “Olvida el Suvival Horror, descubre un nuevo Resident Evil…”. Así es, este nuevo Resi no tiene un pito que ver con los anteriores a excepción de sus personajes principales (Leon, Ada, Wesker, etc). Un borrón y cuenta nueva que provó con suerte Capcom cuando las cosas le iban del carajo. Y tanto que le fue bien, a día de hoy muchos fans siguen jugándolo y considerándolo el mejor de todos, sacándoles mods de Leon con outfits de lo más extravagantes haciendo matanzas contra cientos Ganados, hasta otro donde es CJ en un San Andreas igualmente matando zombies (mucho tiempo libre).

Unos años más tarde de los incidentes vistos en RE2 y RE3, la verdad termina saliendo a la luz y el gobierno de los EE.UU. cesa de usar los servicios de Umbrella Inc. La Multinacional cae en picado por todos sus trapos sucios al descubierto y quiebra, terminando para siempre por todo el mal que ha provocado. Mas en este nuevo episodio de la saga, un nuevo renacer se cierne sobre la derruida empresa biológica, no todos están dispuestos a permitir que Umbrella caiga en el olvido, no tras todo el trabajo en armas y experimentos tan rentables e interesantes que guarda. Así y como nos lo dejó caer Wesker en Code Veronica, se proclama nuevo líder de la corporativa, focalizándose en hacerla resurgir de entre las cenizas y para ello fija la vista en un pueblo perdido de… ¿España?

Empezando con la historia y como ya lo comentó nuestro amigo Saddler al final, “odio ese cliché de las películas hollywoodienses”, Leon se verá inmerso en una lucha de poder entre una secta religiosa llamada los Iluminados y las ansias de poder de Wesker de conseguir un suculento y tenaz arma, un nuevo virus. Obvio que no va a ir a cogerlo el mismo, por ello y tal como aprendió de su encuentro con Chris mandará a varios conocidos nuestros…

Eso y la historia que envuelve a Luis y toda esa banda de campesinos locos es lo único sustancioso que nos podremos llevar a la boca, en cuanto a calidad de historia se refiere. El resto ya lo sabemos, pura acción basada en un shooter con un generoso arsenal, enemigos que pondrán a prueba nuestra munición y hierbas y, todo un generoso y apreciado lote de chistes y humor cínico a manos de Leon. Suponiendo que va dentro de esos cambios que realizaron, Capcom siempre ha sabido (y de forma bastante acertada además) meter un tipo de humor bastante peculiar, tanto por ser irrelevante como por no venir a contexto en varias situaciones. Eso es lo que se le llama “humor cheesy” (“Jill Sandwich”). Nunca me he quejado a cerca de esto porque considero que entre tantos enigmas y puzles siempre viene bien despejarse un poco pero RE4 usa SIEMPRE esto. Todos los diálogos estúpidos y vacíos entre nuestro protagonista y el resto se simplifican en meras burlas, provocaciones, chistes y demás banalidades donde el prota no para de hacerse el chulo cada vez que puede (que es siempre). No, si piensas que esto está mal, la verdad no lo creo. Fue un cambio bastante bien hecho con el que el jugador terminaba de tener todo lo que podía quererle pedir a RE: identificarse con un faker, rescatar a una chica tonta súper linda y matar a todos los hijos de puta que se le pusieran por delante oh hell yes welcome to the fucking USA.

Otro punto fuerte con el que juega a su favor este jueguito de auto inserción es el nuevo diseño de los enemigos y su concepto global. Por primera vez podemos observar que el enemigo, sea del tipo que sea, actúa en conjunto, unido bajo un mismo ideal; es inteligente. Esta IA es, bajo mi punto de vista, un gran pilar in game, no es matar zombies o perros o demás criaturas porque sí, porque te estorban…aquí te los cargas porque es que si no se va a liar una bien gorda. Todos ellos guardan y protegen lo que vas a buscar de alguna forma u otra. De hecho esto terminará por hacerte la puñeta en más de una ocasión, donde los campesinos o los iluminados del castillo te harán ir y volver de un sitio para otro quitándote a la culito respingón cada dos por tres. Ello en parte está bien pero por otra se puede volver muy muy pesado.

Anteriormente comenté superficialmente el tema de los monstruos. Denota un gran repertorio como interés por crear las monstruosidades más horrendas y feas que uno se pueda imaginar. Sobretodo creo que la implementación de los regeneradores fue la más acertada. Resultan un nuevo estilo de enemigo (como los crawler en los RE2) que sin ser especialmente aterradores lo consigue en su estilo de lucha. De la misma forma la caracterización de los villanos como personajes fundamentales del juego me parece acertadísima, teniendo un hilo de rechazo muy alto por parte del jugador a través de Leon.

El sistema de combate es espectacular, otro de los factores que Shinji Mikami puso sobre la mesa como medida de contención salvadora ante la caída en ventas de las anteriores entregas de la saga (Zero, Gun Survival, otros de Capcom…). Quizás resulte un tanto incómodo ingresar al inventario (tecla del SELECT) pero los demás controles son prácticos y útiles (se agradece que no haya combinación de teclas, a veces es molesto).

Llegados a este punto creo que como español que soy me siento en la necesidad de decirlo, ¿dónde se ubica de verdad el juego? Si no fuera por ese par de estúpidos nacionales al principio del juego juraría que Leon se encuentra en ¿México? Solo por las voces de los Ganados basta para corroborarlo….pendejo. Si el juego lo hubiera hecho Capcom NA pues ni me hubiera extrañado, total, los gringos no saben ni localizar nada que no fuera USA en el globo terrestre… pero como fue por mano de los japoneses, Capcom Japan, no sé qué pensar. ¿No les dio la gana, tal vez? Es posible, pues para otros títulos, no de RE sino de los videojuegos en general, incluso hay personal que viaja a los lugares donde quiere tomar inspiración, una lluvia de ideas a cerca del sitio para familiarizarse con lo que hará delante de su ordenador en el despacho. Tal vez venga alguno que otro a decirme que eso se va del presupuesto, ok pues entonces hay otras formas más económicas. Sato, el modelador 3D del SH Team tuvo que verse varias películas americanas para inspirarse en la creación de los personajes del Silent Hill 3 por ejemplo. Y ya si vemos que la moneda que se cursa en el juego son las pstas. pues qué quieres que te diga, poco les faltó para no ponernos en barcos rumbo a la conquista de América. Si vas a realizar un proyecto basado en referencias reales, al menos cuida los detalles un poco, sólo por los nativos (como paralelo que no viene a cuento podría citar a Hungría, país que se quejó públicamente sobre la película Hostel, pues ponía a su país a la altura del betún…).

Para terminar y una vez que como pendejo e imbécil que sabemos que somos, se nos abren dos misiones más, minijuegos podrían llamarse. En uno de ellos (Assignment Ada) manejaremos a Ada Wong, personaje tan sexy como misteriosa. Su implementación como bonus jugable aunque no obligatorio, arroja mucha más luz sobre los acontecimientos sucedidos en el juego base y responde a varios interrogantes que pudiéramos haber tenido o sino, explicar de una forma más amigable varios conceptos pero sobretodo, hablarnos de los planes de Wesker y por qué está tan interesado en el virus mutable. De duración corta y con una implementación igual de aprovechada que en el juego de Leon, la idea de maneja a Ada por los mismos escenarios que Leon en cuestión de minutos antes o después resulta espectacularmente bien realizada. No sé por qué pero creo que me lo pasé mejor jugando con ella que con El Americano. Después tenemos el otro…meh, muy de relleno como el The Merceneries, sabemos que lo iremos a jugar cuando andemos aburridos. Tanto esos dos como varios retos in-game voluntarios son para contentar al jugador hasta la salida del próximo juego.

Con todo y con esto RE4 es un juego al que se le puede desenmarañar mucho más, como el personaje del Buhonero, el más misterioso del juego (y cuyo origen es debate de creepypastas), o criticar más rudamente el comportamiento “de un agente especial enviado por el gobierno de los EE.UU.” que deja bastante que desear para su papel.



Eso sí, Ada con el traje militar está como un tren. 8/10

RE4

Assignment Ada

10/2/18

Histeria

Título Original: Histeria
aka: Histeria
Malasia, 2008, James Lee





















-¿Histeria?

+Depresión. El trauma viene provocado por recuerdos del incidente. El cerebro a veces nos engaña para protegernos.

-¿Qué intentarme decirme, doctor?

+Ella hizo algo, pero está convencida de que fue otra persona.

En un colegio para chicas, un grupo de seis amigas que se denominan como las “Pink Lady’s”, llevan a cabo un ritual de invocación demoníaco sacado de la Internet una noche de luna llena. Siendo parte de una broma pesada y bastante graciosa terminan siendo castigadas por sus maestros los primeros tres días del inicio de vacaciones para limpiar el colegio. A partir de ese entonces las chicas empiezan a morir una tras otra por algo que al parecer no es de este mundo…

Resulta mínimo curioso verse alguna producción del cine malayo, empresa que aún a día de hoy no tiene mucho reconocimiento mundial y menos que uno se sepa algún que otro director. Es siempre interesante ver qué puede ofrecer un “país desconocido” al mundillo del cine de terror, como es el caso. Malasia y si nos guiamos por su recorrido cinematográfico a lo largo del 2000, no ofrecía muchos productos del terror hasta el boom del 2007. Año clave y punto de partida para que una oleada de cintas de miedo salieran casi todos los años hasta nuestras fechas. Precisamente un año después, el prestigioso y galardonado director James Lee dirigió “Histeria”. 


Tras su paso por diversos festivales y premios a sus espaldas, James se aventuró entre cortos y producciones directo-a-video a realizar una obra con otro estilo, y con destino internacional. Personalmente pienso que aquel que quiera hacer una peli de terror sin muchas expectativas y quiera meramente experimentar con lo que haya hecho, un slasher resulta una buena opción. Es un tipo de filmes que uno ya sabe de qué van a ir antes de verlas, por lo que la magia de ver la peli se verá reducida a la forma en que nos es contada la historia, la originalidad del villano o asesino y, si procediese, alguna que otra circunstancia memorable para recordar y recomendar dicha película. Dicho esto y habiendo identificado a “Histeria” podemos hacernos, efectivamente, una idea de lo que vamos a presenciar.

Gracias a mi recorrido como cinéfilo del terror oriental, he podido asistir a cine de casi todos los países del sudeste asiático y créeme cuando te digo que tienen sus diferencias dentro del mismo mundillo. Tales son países como Tailandia o Indonesia, cuyas películas de miedo vienen marcadas por un fuerte aire cargado de tradiciones ligado a la magia negra, hechizos o vudú (Art of the Devil); se distinguen de sus compañeras sobre fantasmas de pelos largos vengativas de procedencia japonesa, coreana o china. Tal diferencia cultural se vuelve a poner de manifiesto en esta producción de la Tayangan Unggul, donde la invocación de un demonio más feo que su puta madre obrará horrores dantescos sobre las asustadas adolescentes.


Cuando anteriormente mencionaba varios aspectos que debían presentar unos buenos slashers si no querían que fueran olvidados estaban, y cito textualmente: “la historia, la originalidad del villano o asesino y, si procediese, alguna que otra circunstancia memorable para recordar y recomendar dicha película”. Para tener en correlación lo anterior con nuestra peli, sería una historia cuya narrativa es fantástica, el concepto del demonio y su modus operandi para matar es ingenioso y por último, las actuaciones y efectos especiales son una auténtica gozada.

Me sorprendió gratamente cuando la caracterización de las víctimas fue tomada en serio, dotándolas de un “background” o psicología que, oye, a pesar de ser algo escueto y sencillo resultaba convincente (algo más importante en estos casos). No son crías lloronas y miedicas que no paran de llorar, no son estereotipos mil veces vistos, no son…heroínas tampoco, sino que viendo su situación actúan todas a una (el ser amigas funciona acertadamente, bravo), e intentan escapar del peligro.

Además los ya nombrados efectos especiales son de la vieja escuela, una gozada inesperada. Gore a chorros y unos FX de maquillaje, iluminación y diseño del monstruo realmente sorprendentes. Sinceramente, les aplaudo.

Como dato curioso algún que otro actor uno lo ve como no que no se lo imagina encarnando a su personaje. Por poner un fugaz ejemplo, el detective que aparece un chulo o el novio de Alissa que se asemeja a un yonki.

Joyita desconocida que con un presupuesto de risa logra sacarle a uno cierta sonrisa de satisfacción, gracias.


8/10